Ficha Debates

Aptitud Funcional y evaluación de la Fragilidad en el Adulto Mayor: nivel de dependencia, deterioro cognitivo, caídas.

29 Enero, 2018

Autor: Lucía Guerrero Romero

La fragilidad es un síndrome biológico asociado a la edad que se caracteriza por la disminución de las reservas compensatorias a los factores estresantes, lo que resulta en una mayor vulnerabilidad individual al desarrollo de resultados adversos, como la discapacidad, la muerte y la hospitalización. En ausencia de un estándar de oro, la fragilidad ha sido definida operacionalmente por Fried et al. como el cumplimiento de tres de cinco criterios fenotípicos: baja fuerza de agarre, baja energía, velocidad de marcha lenta, baja actividad física y pérdida de peso involuntaria. El cumplimiento de uno o dos de estos criterios indica un alto riesgo de progresar a la fragilidad, que se identifica como el estado pre-frágil. Como la fragilidad se considera un estado transicional hacia el declive funcional, la identificación del estado de pre-fragilidad podría llevar a acciones que reduzcan o pospongan las consecuencias de este síndrome. Por ejemplo, la fragilidad es un factor importante en el aumento del riesgo de muerte y discapacidad en las personas mayores con diabetes.

Según un meta-análisis reciente, la prevalencia media ponderada de los síndromes de fragilidad y pre-fragilidad en personas de 65 años y más es del 9,9% (intervalo de confianza del 95%) y del 44,2% (intervalo de confianza del 95%), respectivamente. La identificación de la fragilidad como un objetivo para la implementación de intervenciones preventivas contra las condiciones relacionadas con la edad es fundamental.

El término "fragilidad" combina aspectos físicos, funcionales, mentales y sociales. En particular, se cree que las manifestaciones físicas de la fragilidad son causadas por una serie de factores, que incluyen una disminución de la fuerza, una pérdida de rango de movimiento, una disminución de movimiento, un equilibrio deficiente y una reducción en la aptitud neuromuscular y cardiorrespiratoria. Las medidas de equilibrio, la marcha y las pruebas relacionadas con la silla son las más utilizadas para evaluar la capacidad física de los pacientes mayores en entornos clínicos. Así, levantarse y sentarse de una silla, es una de las tareas más exigentes neuromuscularmente en la actividad diaria. En particular, el test de levantamiento de la silla en 30 segundos, ha sido seleccionada debido a su fuerte correlación con la fuerza de miembros inferiores y su amplio uso en la literatura para evaluar la aptitud funcional, monitorizar el entrenamiento y evaluar la rehabilitación.

Por tanto, levantarse de una silla es una de las actividades más exigentes, y el desempeño de esta tarea por un adulto mayor es relevante para la evaluación de la fragilidad. En particular, cuanto más frágil es el sujeto, más lento es el movimiento, mayor es el movimiento del tronco (por ejemplo, inclinación hacia delante y hacia atrás, se realiza para evitar la pérdida de control y estabilidad, y cumplir con las demandas de la tarea), y menos es la capacidad para aplicar fuerza. La lentitud se relaciona con movimientos más cautelosos para sujetos frágiles, al igual que ocurre con la velocidad de la marcha, indicador que predice fragilidad en adultos mayores.






Capacitación relacionada

Curso
Movilización Miofascial para el Entrenamiento y tratamiento de Trastornos Músculo-esqueléticos
Edición número: 3
Movilización Miofascial para el Entrenamiento y tratamiento de Trastornos Músculo-esqueléticos

Fecha de inicio
8 Septiembre, 2019

Fecha de finalización
28 Diciembre, 2019

Fecha fin de inscripción
30 Septiembre, 2019

Descripción del curso

Cada vez son más los educadores físicos, médicos y terapeutas que necesitan aumentar su conocimiento en base a información reciente relacionada con el tejido fascial, tanto por el relación entre afecciones y sistema fascial, como por el impacto del movimiento y la práctica de ejercicios físicos que sean capaces de movilizar dicho tejido.

La cantidad de informaciones, relacionadas con el tejido fascial, que se han dado a conocer en los últimos años, han llevado a que médicos, terapeutas y educadores físicos replantear el impacto de algunas afecciones sobre sistema fascial. Cada vez son más los profesionales de la salud que procuran aumentar su conocimiento en base a las nuevas formas de entender y actuar sobre el tejido fascial. En este sentido, el movimiento y la práctica de ejercicios físicos que sean capaces de movilizar el tejido (mio)fascial podrán traer una serie de beneficios que debemos conocer. Por todo ello, en esta nueva edición, más actualizada, podremos ahondar en las bases de la anatomía y fisiología del tejido fascial. De igual manera, se presentarán aplicaciones prácticas (resultado de casos reales) que le ayudarán a comprender mejor el funcionamiento del sistema miofascial. Como cursante, accederá a conferencias en vivo, material de lectura, foros y sesiones de trabajo inédtias, todo ello llevado adelante por el gran docente Leandro Ferreira, PhD.



Suscríbete a nuestras newsletters
Novedades, artículos científicos y formaciones para el profesional de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud
Gracias por seguirnos. Debes revisar tu correo electrónico para confirmar la suscripción.
Respetamos tu privacidad. Tu información personal está a salvo y nunca la compartimos con terceros.
No te pierdas nada. ¡Suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin