Ficha Debates

Deterioro Físico y Degeneración Cognitiva, ¿Relaciones Causales?

29 Agosto, 2018

Autor: Lucía Guerrero Romero

El deterioro físico y la degeneración cognitiva caracterizan el proceso de envejecimiento y ambos se deben a cambios hormonales, neuronales e inmunológicos. Clínicamente, el envejecimiento se acompaña de regresión en la aptitud física, pérdida de fuerza y masa muscular, y velocidad de la marcha que aumenta el riesgo de sarcopenia y fragilidad. El fenotipo de fragilidad física se describe como un estado con pérdida de peso, fuerza, energía, velocidad al caminar y actividad física.

La evidencia reciente sugiere una relación entre el rendimiento físico y la cognición en los adultos mayores que viven en la comunidad. Los parámetros de la marcha en múltiples condiciones ajustadas por edad, genero y longitud del miembro inferior han mostrado una asociación significativa con el deterioro cognitivo. Si estos cambios están relacionados con el declive neurológico o también reflejan sarcopenia incipiente y fragilidad física debe ser determinada. En 1988, Schiffler et al. sugirieron que la asociación del declive en el rendimiento cognitivo y físico podría estar relacionado con el envejecimiento neuronal y recomendaron estudiar las relaciones entre la composición corporal, la degeneración cognitiva y el rendimiento físico. Burns et al. (2010) indicaron que la masa muscular y el estado cognitivo estaban vinculados entre sí, mientras que Abellan Van Kan no encontró ninguna relación entre la demencia y la masa muscular o entre la demencia y la sarcopenia en el estudio EPIDOS. Sin embargo, estos estudios contradictorios tenían varias limitaciones. Las pruebas se realizaron en diferentes momentos y, por lo tanto, es posible que no se hayan percibido cambios sutiles a lo largo del tiempo. Además, el efecto de la edad no se tuvo en consideración, y solo se utilizó la velocidad de la marcha como parámetro para valorar el rendimiento motor.

Este estudio sugiere que la edad y el deterioro cognitivo están asociados con una disminución de la calidad de la marcha, el equilibrio, la masa muscular esquelética y un aumento de la fragilidad. Los resultados muestran que el rendimiento motor, la composición corporal y el nivel de discapacidad o fragilidad en diferentes etapas de deterioro cognitivo están interrelacionados. Se encontraron que todas las características de la marcha (velocidad de la marcha, longitud del paso y sus parámetros normalizados) se asocian con la gravedad del deterioro cognitivo. Por lo tanto, se sugiere que una combinación de estas características se podría utilizar para estudiar la movilidad y el estado físico en adultos mayores con deterioro cognitivo. La inclusión de diferentes velocidades y condiciones de la marcha en este análisis podría abrir la posibilidad de detectar la presencia de deterioro cognitivo y definir subtipos de diagnóstico. Además, los cambios coincidentes en el rendimiento motor en las diferentes etapas del deterioro cognitivo con los cambios en la masa muscular podrían vincular el rendimiento físico con el área de sección transversal muscular y de alguna manera con la aparición de sarcopenia o fragilidad en el proceso de deterioro cognitivo. Se recomiendan más estudios sobre esta compleja relación.

El deterioro cognitivo puede tener un efecto inverso adicional en la capacidad funcional en adultos mayores y puede acelerar el proceso de envejecimiento físico. Además, se sugiere que el comienzo gradual e insidioso de ralentización de la marcha y disminución de la masa muscular, compatible con el fenotipo de fragilidad, ya se están introduciendo en la evolución hacia la etapa de pre-demencia. La interacción en este proceso de “bajada” podría tener una influencia en el nivel de independencia de los adultos mayores en declive cognitivo. Estos resultados podrían respaldar la existencia de un bucle cerebro-músculo bidireccional y una correlación causal como se sugiere en una revisión reciente de Lauretani et al. (2017) y metaanálisis de Chang et al. (2016). Sin embargo, en la fase inicial, los cambios son discretos y difíciles de determinar a simple vista o con pruebas clínicas. La detección de cambios tempranos en las características de la marcha espacio-temporal podría ser la solución para señalar estos cambios en una etapa pre-clínica.

Por tanto, los resultados sugieren que el cambio en la calidad de la marcha en adultos mayores con deterioro cognitivo se relaciona causalmente con la "cantidad" de tejido muscular. Esto podría indicar que la disminución de la velocidad de la marcha en el riesgo de deterioro cognitivo no está relacionada exclusivamente con los "cambios" a nivel neurológico. En ese sentido, el futuro la investigación sobre la medición cuantitativa, la calidad y los cambios morfológicos del tejido muscular podrían aclarar los cambios en el rendimiento motor y la sarcopenia en los adultos sanos, en riesgo de deterioro cognitivo y en los adultos mayores con deterioro cognitivo.

Algunas limitaciones del presente estudio necesitan atención. Esencialmente, los datos son transversales de un solo centro, con criterios de exclusión estrictos para la edad, el idioma y la etnia que conducen a un grupo participante de una población caucásica anciana. Se excluyeron los pacientes con problemas de marcha preexistentes, fragilidad física severa y demencia severa. Los diagnósticos cognitivos se hacen sobre una base clínica. Los sujetos fueron identificados como "cognitivamente sanos" cuando no había indicación clínica de deterioro cognitivo.



Capacitación relacionada

Posgrado
Experto Universitario en Prescripción del Ejercicio Físico en Patologías
Edición número: 2
Experto Universitario en Prescripción del Ejercicio Físico en Patologías

Fecha de inicio
4 Noviembre, 2018

Fecha de finalización
29 Abril, 2019

Fecha fin de inscripción
24 Noviembre, 2018

Descripción del curso

Experto Universitario en Prescripción de Ejercicio Físico en Patologías (4 Edición)

El ejercicio físico, junto a la alimentación, puede considerarse la piedra angular para la prevención de muchas de las enfermedades no-transmisibles e hipocinéticas que acosan una sociedad cada vez más sedentaria (obesidad, diabetes, hipertensión, etc.). Además, una vez instaurada la enfermedad, la correcta prescripción de ejercicio constituirá una parte fundamental del propio tratamiento en el continuo de la enfermedad para paliar sus síntomas, frenar su desarrollo y devolver la calidad de vida al paciente. Ningún medicamento ni tratamiento farmacológico posee el efecto multisistémico del ejercicio, y como tal debe ser prescrito por profesionales de la salud desde la base del conocimiento científico.

En este Experto Universitario (4 Edición), certificado por la universidad Isabel I de Burgos (España), se abordarán cada una de las variables y decisiones a tomar encaminadas a diseñar programas de ejercicio para cada una de las patologías tratadas en este curso (endocrino-metabólicas, cardiovasculares, osteo-articulares, cáncer, y fibromialgia).

Más información: info@iicefs.org


Con la colaboración de:



Suscríbete a nuestras newsletters
Novedades, artículos científicos y formaciones para el profesional de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud
Gracias por seguirnos. Debes revisar tu correo electrónico para confirmar la suscripción.
Respetamos tu privacidad. Tu información personal está a salvo y nunca la compartimos con terceros.
No te pierdas nada. ¡Suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin