Ficha Debates

Dolor Lumbar: más allá de la biomecánica alterada

30 Abril, 2018

Autor: Lucía Guerrero Romero

La degeneración del disco intervertebral (DDI), una causa importante del dolor lumbar, se ha considerado tradicionalmente como un proceso relacionado con la edad de "desecado y agrietamiento" del tejido discal causado por la disminución del contenido de proteoglicanos, que conduce a los signos radiológicos clásicos de la disminución de la altura intervertebral, la esclerosis de la placa terminal y la osteofitosis. El disco intervertebral humano normal es una estructura fibrocartilaginosa que consta de dos partes: el anillo fibroso externo compuesto de células similares a fibroblastos y colágeno tipo I; y el núcleo pulposo blando interno compuesto de células similares a condrocitos, proteoglicanos y agua. Esta pérdida de proteoglicanos comienza temprano en la vida, pero factores como el envejecimiento, carga mecánica alterada, traumatismos, alteraciones metabólicas y genética desfavorable pueden acelerar el debilitamiento del disco y causar una alteración estructural que finalmente conduce a la patología degenerativa.

Si bien muchos individuos con evidencia radiológica de DDI permanecen asintomáticos, algunos presentan síntomas clínicos de dolor lumbar. El tratamiento inicial de estos individuos sintomáticos incluye medidas conservadoras como ejercicios de espalda, analgésicos, antiinflamatorios y / o inyecciones. Dado que estas medidas no abordan la etiología subyacente de la degeneración discal, la progresión de la enfermedad y / o el desarrollo de síntomas neurológicos a menudo requieren la necesidad de una cirugía en algunos casos. Sujetos con DDI sintomáticos a menudo informan mayor discapacidad, disminución de la calidad de vida y una gran carga económica individual y social.

De los muchos factores responsables de la DDI, la obesidad ha sido en gran medida implicada como un factor de riesgo mecánico en el curso de la enfermedad discal. Sin embargo, la literatura sugiere que su papel ha sido un tema de debate. Así, mientras que algunos estudios han informado de una asociación positiva significativa entre la obesidad y la DDI, otros no han encontrado ninguna. Estas disparidades en los informes no pueden explicarse únicamente por el envejecimiento o los efectos mecánicos de la obesidad, debido a que además de la biomecánica alterada, la obesidad también ejerce efectos metabólicos / inflamatorios. El tejido adiposo se reconoce como un órgano activo con numerosas propiedades metabólicas / inflamatorias. Los adipocitos secretan proteínas específicas distintas llamadas adipocinas, que pueden actuar localmente o llegar a tejidos distantes a través de la circulación sistémica y ejercer efectos pro- o anti-inflamatorios.

Además de la DDI, se ha informado que estas adipocinas juegan un papel importante en las enfermedades musculoesqueléticas como la osteoartritis, enfermedades metabólicas como la diabetes y enfermedades cardíacas como la hipertensión y la aterosclerosis. Ejercen efectos directos sobre la función de los condrocitos, la homeostasis de la glucosa y la integridad endotelial. La reciente evidencia sugiere que la inflamación puede desempeñar un papel en el desarrollo de la DDI.

Es por ello que, hasta ahora, la investigación se ha centrado exclusivamente en sus efectos mecánicos, con poco trabajo en relación con sus impactos metabólicos / inflamatorios en el tejido discal. Los resultados del presente estudio indican que la obesidad ejerce importantes efectos inflamatorios sobre la homeostasis de los discos intervertebrales que están mediados por adipocinas, principalmente leptina y adiponectina. Es esencial reconocer que una mayor comprensión del papel de la leptina y otras adipocinas en la fisiopatología de la DDI puede proporcionar nuevas vías para los objetivos del tratamiento, que pueden detener o revertir la DDI.

El dolor lumbar es un problema de salud en todo el mundo con una prevalencia de por vida tan alta como es del 84%. Es una de las principales causas de incapacidad física y pérdida de días de trabajo, lo que impone una alta carga socioeconómica. Ocho de cada diez adultos experimentarán dolor lumbar en algún momento de su vida. Estos resultados alarmantes sugieren una brecha considerable en nuestra comprensión básica y manejo de la enfermedad; por lo tanto, nos desafía a centrar nuestros esfuerzos de investigación en la expansión de nuestro conocimiento para encontrar nuevas vías de objetivos preventivos y terapéuticos. La degeneración del disco intervertebral a menudo se relaciona como una fuente crítica de dolor lumbar. Sin embargo, la literatura actual con respecto a la fisiopatología de la DDI sigue siendo un proceso complejo que exige una mayor investigación.




Capacitación relacionada

Curso
Curso de Ejercicio Físico, Columna Vertebral y Salud
Edición número: 2
Curso de Ejercicio Físico, Columna Vertebral y Salud

Fecha de inicio
12 Julio, 2018

Fecha de finalización
4 Noviembre, 2018

Fecha fin de inscripción
12 Agosto, 2018

Descripción del curso

Una vez más G-SE te propone compartir un espacio de formación virtual con sus referentes más prestigiosos. Juan Ramón Heredia y Lucía Guerrero te acompañarán en este curso que tiene como objetivo la adquisición de conocimientos y capacidades respecto a la salud de la columna vertebral, y que te permitirán desarrollar programas de entrenamiento en sujetos con patologías del raquis.

La columna vertebral posee unas características en base a un diseño evolutivo relacionado con la funcionalidad. Pero estas características no solo determinan la función sino que están en el origen de muchas de las patologías que pueden llegar a establecerse a nivel raquídeo. En este sentido conocer las características anatomo-mecánicas y cómo garantizar la salud e integridad del raquis en el contexto de las actividades de la vida diaria y especialmente, mediante los programas de ejercicio físico.



Suscríbete a nuestras newsletters
Novedades, artículos científicos y formaciones para el profesional de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud
Gracias por seguirnos. Debes revisar tu correo electrónico para confirmar la suscripción.
Respetamos tu privacidad. Tu información personal está a salvo y nunca la compartimos con terceros.
No te pierdas nada. ¡Suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin