Ficha Debates

Efecto Agudo del Ejercicio: Estado de Ánimo y Funciones Cognitivas

28 Mayo, 2018

Autor: Lucía Guerrero Romero

La influencia positiva del ejercicio físico sobre el estado de ánimo y las funciones cognitivas a lo largo de la vida se ha convertido en un tema de gran repercusión. En particular, abundantes datos sugieren que la actividad física puede reducir el riesgo de diversas enfermedades neurológicas y proteger al cerebro de los efectos perjudiciales del envejecimiento. Los modelos animales se han centrado principalmente en los efectos del ejercicio a largo plazo en la función del hipocampo, con especial énfasis en la neurogénesis hipocampal adulta inducida por el ejercicio y el aprendizaje y la memoria dependientes del hipocampo.

El área reportada que más comúnmente presenta mejoras, es la corteza prefrontal, con beneficios inducidos por el ejercicio observadas en la atención y otras funciones ejecutivas. Además de mejorar la cognición en niños y adultos sanos, los efectos a largo plazo del ejercicio son de particular interés por su posible papel en la mejora de la función cognitiva durante el envejecimiento. A medida que envejecemos, el deterioro cognitivo, aunque no es inevitable, es un acontecimiento común que resulta del proceso de neurodegeneración. En algunos casos, la neurodegeneración produce un deterioro cognitivo leve o formas más graves de demencia, como el Alzheimer, el Parkinson o la enfermedad de Huntington. Debido al papel del ejercicio en la mejora de la neurogénesis y la plasticidad cerebral, éste puede servir como una herramienta terapéutica potencial para prevenir, retrasar o tratar el deterioro cognitivo. De hecho, los estudios en roedores y humanos han demostrado que el ejercicio a largo plazo es útil tanto para retrasar la aparición del deterioro cognitivo y la demencia como para mejorar los síntomas en pacientes con un diagnóstico ya existente.

Además de la sólida literatura sobre los efectos del ejercicio a largo plazo en la función cerebral, la literatura también ha examinado la influencia de una sola sesión de ejercicio, denominada "ejercicio agudo", sobre el comportamiento humano. Un conjunto reciente de excelentes metanálisis ha detallado una serie de cambios de comportamiento, concluyendo que el ejercicio agudo tiene un pequeño efecto positivo general sobre el funcionamiento cognitivo, especialmente en áreas de la cognición dependiente de la corteza prefrontal. Además, se ha demostrado que el ejercicio agudo mejora los estados afectivo, anímico y emocional. Debido a la falta de un criterio general con respecto a la definición, control y valoración de la intensidad en los programas de entrenamiento cardiorrespiratorio, los estudios en humanos han utilizado una variedad de protocolos de ejercicio agudo.

Un conjunto completo de revisiones narrativas y meta-analíticas que se centraron en los efectos del ejercicio agudo en las funciones cognitivas, concluyó que el ejercicio agudo tiene un efecto positivo global pequeño sobre el funcionamiento cognitivo. Sin embargo, los estudios individuales que respaldan esta conclusión son muy variables, y demuestran efectos conductuales que van desde muy positivos a perjudiciales. Una de las razones principales por las cuales existe esta generalización de resultados es debido a los diversos programas de entrenamiento que se han utilizado.

Cabe destacar que actualmente no existe una forma estandarizada para evaluar la influencia del ejercicio en el funcionamiento cognitivo, lo que ha resultado en una amplia variedad de programas de ejercicio físico que difieren en la dosis propuesta. A pesar de las limitaciones existentes, tres de los efectos más consistentes reportados son (1) mejoras en tareas cognitivas que dependen principalmente de la corteza prefrontal, (2) mejoras en el estado de ánimo, y (3) disminución en el nivel de estrés. Existe evidencia más limitada para demostrar que el ejercicio agudo mejora la memoria a largo plazo y la memoria asociativa dependiente del hipocampo, el aprendizaje y la retención de las habilidades motoras dependientes del cuerpo estriado, memoria emocional dependiente de la amígdala, y habilidades dependientes tanto de la corteza visual primaria como de la corteza motora.

Un gran cuerpo de investigaciones en humanos ha demostrado que una sola sesión de ejercicio altera el comportamiento en el nivel del estado afectivo y el funcionamiento cognitivo de varias formas. En términos de estado afectivo, el ejercicio agudo disminuye el afecto negativo, aumenta el afecto positivo y disminuye la respuesta psicológica y fisiológica al estrés agudo. Se ha informado que estos efectos persisten durante hasta 24 horas después del cese del ejercicio. En términos de funcionamiento cognitivo, el ejercicio agudo mejora principalmente las funciones ejecutivas dependientes de la corteza prefrontal incluyendo atención, resolución de problemas, flexibilidad cognitiva, fluidez verbal y toma de decisiones, entre otros. Se ha demostrado que estos cambios positivos ocurren con intensidades de ejercicio de muy bajas a muy altas, con efectos que duran hasta dos horas después del final de la sesión.

En particular, esta revisión ha puesto de relieve la amplitud y la complejidad de los cambios que se han informado en los minutos u horas después de una única sesión de ejercicio cardiorrespiratorio. Dado que el ejercicio se repite de forma sistemática con el tiempo, los cambios cerebrales no solo se repetirán de modo regular, sino que también incluirán una variedad de mecanismos cerebrales de retroalimentación, compensatorios y de larga duración basados en la plasticidad. Estos cambios pueden modular los efectos agudos a lo largo del tiempo, dando como resultado modificaciones en los niveles neuroquímicos iniciales que podrían conducir a los cambios estructurales / anatómicos y fisiológicos a largo plazo que se han descrito después de los aumentos a largo plazo en el ejercicio. Una comprensión básica y detallada de los efectos del ejercicio agudo en el cerebro es clave para comprender la evolución de los cambios inducidos por el ejercicio (es decir, los efectos del ejercicio a largo plazo), y también puede ayudar a determinar estrategias óptimas para maximizar los efectos del ejercicio agudo y crónico en el funcionamiento del cerebro. Esta información ayudará en nuestra capacidad de utilizar el ejercicio no solo como una herramienta terapéutica para ayudar a retrasar, prevenir o tratar el deterioro cognitivo en individuos que envejecen, sino también para usarlo como una poderosa herramienta para mejorar el funcionamiento del cerebro en individuos sanos.De hecho, una de las implicaciones más importantes para los efectos conductuales positivos de una sola sesión de ejercicio es el potencial que representa el ejercicio agudo no solo para tratar afecciones donde la atención y el estado de ánimo pueden verse comprometidos (por ejemplo, envejecimiento, trastorno por déficit de atención con hiperactividad y depresión), sino también para mejorar la atención, el estado de ánimo y la resistencia al estrés en la población.



Capacitación relacionada

Curso
Curso de Especialización en Ejercicio Físico en Enfermedades Renales, Lesiones Medulares, Cáncer y Procesos Neurodegenerativos
Edición número: 1
Curso de Especialización en Ejercicio Físico en Enfermedades Renales, Lesiones Medulares, Cáncer y Procesos Neurodegenerativos

Fecha de inicio
30 Abril, 2018

Fecha de finalización
30 Mayo, 2018

Fecha fin de inscripción
31 Diciembre, 2019

Descripción del curso

En este curso de especialización, que forma parte del Experto Universitario en Prescripción de Ejercicio Físico en Patologías (3 Edición), se abordarán cada una de las variables y decisiones a tomar encaminadas a diseñar programas de ejercicio específicos de las patología renal, lesión medular, cáncer y otros procesos neurodegenerativos.

Si tiene cualquier consulta sobre este curso de especialización, puede escribirnos a INFO@IICEFS.ORG. Estaremos encantados de resolver sus dudas.

Con la colaboración de:



Suscríbete a nuestras newsletters
Novedades, artículos científicos y formaciones para el profesional de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud
Gracias por seguirnos. Debes revisar tu correo electrónico para confirmar la suscripción.
Respetamos tu privacidad. Tu información personal está a salvo y nunca la compartimos con terceros.
No te pierdas nada. ¡Suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin