Ficha Debates

Ejercicio Físico como tratamiento coadyuvante en la Esclerosis Múltiple

4 Septiembre, 2018

Autor: Lucía Guerrero Romero

La esclerosis múltiple a menudo se describe como una enfermedad crónica e inmune del SNC, aunque cada vez se reconocen más procesos neurodegenerativos en su patogénesis. La enfermedad se manifiesta como síntomas (p. ej., fatiga y depresión) y disfunción (p. ej., movilidad y deterioro cognitivo). ) que comprometen la calidad de vida y la participación en actividades de la vida diaria. La esclerosis múltiple generalmente se trata con medicamentos modificadores de la enfermedad que se dirigen a proteínas de señalización inmunológicas (p. Ej., interferones y citocinas) o poblaciones de células inmunitarias (por ejemplo, linfocitos). Este enfoque controla sustancialmente la actividad inflamatoria, pero no los procesos neurodegenerativos, y no cura la enfermedad, por lo que las personas con esclerosis múltiple a menudo experimentan síntomas residuales y disfunción.

La participación en el desarrollo de programas de ejercicio, se ha recomendado cada vez más a los pacientes con esclerosis múltiple para manejar los síntomas, restaurar la función, optimizar la calidad de vida, promover el bienestar y aumentar la participación en actividades de la vida diaria. Por lo tanto, el ejercicio puede ser una intervención beneficiosa para abordar los aspectos multifacéticos de la esclerosis múltiple. Sin embargo, durante los últimos 25 años, esta población generalmente se ha involucrado en bajos niveles de actividad física promotora de la salud en comparación con los adultos de la población general, a pesar de la creciente evidencia de los beneficios del ejercicio. Esta observación presenta un enigma: actividad y ejercicio físico ofrece una amplia gama de beneficios, pero por diferentes motivos las personas con esclerosis múltiple no son lo suficientemente activas físicamente.

Pero, ¿cuáles son las limitaciones para la adopción generalizada del ejercicio como una estrategia de rehabilitación en personas con esclerosis múltiple? Estas limitaciones incluyen la calidad y el alcance inadecuados de la evidencia existente, la comprensión incompleta de los mecanismos que subyacen a los efectos beneficiosos del ejercicio en la esclerosis múltiple y la ausencia de un marco conceptual y una herramienta para traducir la evidencia a la práctica. La superación de estas limitaciones y la reducción de la brecha entre la investigación y la práctica clínica son cada vez más importantes dado el efecto nocivo de la participación de bajo nivel en personas con esclerosis múltiple.

El ejercicio se ha asociado con una menor incidencia de recaídas y una disminución de la progresión en la discapacidad progresión. Las seguridad (aparición de eventos adversos y eventos adversos graves) en su práctica en personas con esclerosis múltiple es similar al de la población adulta en general. Además, el ejercicio ha sido reconocido como una estrategia primaria para la restauración de la función y tal vez incluso para la modificación de la enfermedad. La base de la evidencia ha llevado al desarrollo de pautas para prescribir protocolos de ejercicio a personas con esclerosis múltiple que tienen discapacidad neurológica leve o moderada, que pueden ser utilizados en la atención integral del paciente con esclerosis múltiple.

Las personas con esclerosis múltiple realizan menos actividad física que aquellos que no presentan la enfermedad, pero cantidades similares a las de otras enfermedades crónicas. Los datos en cuanto al registro mediante acelerometría llevada a la cintura han demostrado que las personas con esclerosis múltiple participan en menos actividad física moderada-vigorosa que la población general y que los niveles de actividad física disminuyen con el tiempo a medida que la enfermedad se desarrolla.

El grado de participación de las personas con esclerosis múltiple en programas de ejercicio puede reflejar limitaciones físicas asociadas con discapacidad ambulatoria, síntomas de la enfermedad (p. ej., depresión y fatiga) e interacciones con los medicamentos, barreras ambientales (por ejemplo, acceso deficiente a las instalaciones) o factores psicosociales relacionados con el cambio de comportamiento (p. ej., autocontrol, autoeficacia, establecimiento de objetivos, apoyo social). También ha habido interés en el uso de la teoría del cambio de comportamiento para estudiar los determinantes de la conducta sobre la actividad física en personas con esclerosis múltiple, y dicha investigación se enfoca principalmente en variables de la teoría cognitiva social. La teoría cognitiva social reconoce las interacciones entre individuos y entornos (físicos y sociales) al considerar cambios de comportamiento, identificando facilitadores ambientales que permiten el uso exitoso de programas para el cambio de conducta.

Se propone que la baja participación en actividad física y programas de ejercicio en personas con esclerosis múltiple -a pesar de la evidencia de sus beneficios- puede superarse mejorando tres limitaciones clave en la investigación acerca del ejercicio: calidad inadecuada y alcance de la evidencia existente, comprensión incompleta de los mecanismos subyacentes a los efectos beneficiosos de ejercicio en pacientes con esclerosis múltiple, y la ausencia de un marco conceptual y una herramienta para traducir la evidencia a la práctica.



Capacitación relacionada

Posgrado
Experto Universitario en Prescripción del Ejercicio Físico en Patologías
Edición número: 2
Experto Universitario en Prescripción del Ejercicio Físico en Patologías

Fecha de inicio
4 Noviembre, 2018

Fecha de finalización
29 Abril, 2019

Fecha fin de inscripción
24 Noviembre, 2018

Descripción del curso

Experto Universitario en Prescripción de Ejercicio Físico en Patologías (4 Edición)

El ejercicio físico, junto a la alimentación, puede considerarse la piedra angular para la prevención de muchas de las enfermedades no-transmisibles e hipocinéticas que acosan una sociedad cada vez más sedentaria (obesidad, diabetes, hipertensión, etc.). Además, una vez instaurada la enfermedad, la correcta prescripción de ejercicio constituirá una parte fundamental del propio tratamiento en el continuo de la enfermedad para paliar sus síntomas, frenar su desarrollo y devolver la calidad de vida al paciente. Ningún medicamento ni tratamiento farmacológico posee el efecto multisistémico del ejercicio, y como tal debe ser prescrito por profesionales de la salud desde la base del conocimiento científico.

En este Experto Universitario (4 Edición), certificado por la universidad Isabel I de Burgos (España), se abordarán cada una de las variables y decisiones a tomar encaminadas a diseñar programas de ejercicio para cada una de las patologías tratadas en este curso (endocrino-metabólicas, cardiovasculares, osteo-articulares, cáncer, y fibromialgia).

Más información: info@iicefs.org


Con la colaboración de:



Suscríbete a nuestras newsletters
Novedades, artículos científicos y formaciones para el profesional de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud
Gracias por seguirnos. Debes revisar tu correo electrónico para confirmar la suscripción.
Respetamos tu privacidad. Tu información personal está a salvo y nunca la compartimos con terceros.
No te pierdas nada. ¡Suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin