Ficha Debates

Introducción a la Mielopatía Cervical Degenerativa: Retos hacia el manejo óptimo

6 Febrero, 2018

Autor: Lucía Guerrero Romero

La mielopatía cervical degenerativa (MCD) es causada por la compresión mecánica de la médula espinal. Sin embargo, el mecanismo por el cual el estrés mecánico resulta en una lesión de la médula espinal es poco conocido. Además, existe una correlación pobre entre la gravedad de la enfermedad y el grado de compresión medido por la resonancia magnética por imágenes.

Se cree que la MCD consta de un componente estático y dinámico. Los factores estáticos incluyen el desarrollo de estenosis de canal, abultamiento de la sección posterior del disco intervertebral e hipertrofia del ligamento amarillo. Los factores dinámicos incluyen la invaginación del ligamento amarillo, el cizallamiento y atrapamiento de la médula espinal como resultado de los movimientos del raquis cervical.

Los mecanismos más comunes implicados en la biología patogénica de la MCD incluyen la apoptosis de las células, una respuesta inflamatoria, y cambios vasculares que conducen a la degeneración de axones, cambios de mielina y pérdida de células. Sin embargo, los mecanismos fisiopatológicos exactos no están claros. Como resultado, la cirugía es el único tratamiento disponible en la MCD. En ese sentido, la cirugía puede detener la progresión de la enfermedad y permitir un cierto grado de recuperación; sin embargo, la mayoría de los individuos presentan discapacidad a largo plazo. Se requiere una mejor comprensión de la patogénesis de la MCD para el desarrollo de tratamientos para mejorar los resultados.

Los tratamientos no quirúrgicos, también descritos como tratamientos conservadores, que se utilizan actualmente en el individuos con MCD, incluyen fisioterapia, inyección espinal, inmovilización mediante collares y tracción cervical. La evidencia de la eficacia del tratamiento no quirúrgico para la MCD es escasa. Rhee et al. y Ghobrial et al. en revisiones sistemáticas publicadas por separado con respecto al tratamiento no quirúrgico, concluyen que la efectividad puede ser muy dependiente de los individuos. En particular, hay poca evidencia de que el tratamiento no quirúrgico tenga algún papel en el tratamiento de la mielopatía leve. Kadanka et al. realizó un pequeño ensayo controlado aleatorio y mostró que el resultado quirúrgico no fue superior en pacientes con mielopatía leve], pero no se han publicado más estudios y se justifica más investigación en el área. Para la mielopatía moderada a severa, la cirugía es generalmente la única opción de tratamiento dada su naturaleza progresiva. La estratificación del riesgo de progresión de los síntomas en la etapa temprana de la presentación también es importante para comprender qué casos tienen más probabilidades de progresar y, por lo tanto, es más probable que se beneficien de la intervención temprana.

Establecer protocolos de intervención de ejercicio físico para la MCD es un reto. En primer lugar, la patología de MCD consta de múltiples factores, cada uno de los cuales puede tener un enfoque ideal y la modalidad de tratamiento debe elegirse de manera diferente. En segundo lugar, la diversidad en los antecedentes de los pacientes está aumentando, especialmente teniendo en cuenta que la sociedad que envejece prevalece a nivel internacional. Sus metas y demandas deben ser cuidadosamente consideradas dependiendo de los riesgos asociados con las opciones de tratamiento que poseen. Finalmente, ahora tenemos más opciones quirúrgicas debido al desarrollo de nuevas técnicas y tecnologías. Numerosos autores han defendido que todos mostrarán los resultados prometedores en estudios individuales, pero la evidencia comparativa y los resultados a largo plazo aún faltan. Además, el momento óptimo para la intervención quirúrgica no está claro. Dado que la duración de los síntomas tiene un impacto negativo en el resultado quirúrgico, la intervención oportuna es obligatoria para obtener los resultados óptimos. Deben determinarse umbrales claros de síntomas y duraciones para que los cirujanos puedan tomar decisiones basadas en la evidencia, así como crear conexiones con otros profesionales de la salud mediante intervenciones con ejercicio físico en las fases pre y post operatoria que permitan una mejor recuperación del individuo. Es por ello, que se están realizando esfuerzos para establecer la guía de gestión para la MCD, y se espera que estas pautas tengan una contribución significativa para ayudar a todos los proveedores de atención médica involucrados en el cuidado de la MCD a proporcionar la mejor administración. A pesar de que se han hecho progresos considerables en términos de una comprensión más profunda de la mielopatía cervical y el desarrollo de opciones de tratamiento seguras y efectivas, aún existen muchas controversias con respecto al manejo óptimo de la mielopatía cervical. Los cirujanos deben conocer los pros y los contras de cada estrategia y su pronóstico, y deben poder proponer la mejor atención posible para los pacientes individuales.




Capacitación relacionada

Posgrado
Experto Universitario en Nutrición Clínica
Edición número: 4
Experto Universitario en Nutrición Clínica

Fecha de inicio
28 Febrero, 2019

Fecha de finalización
29 Junio, 2019

Fecha fin de inscripción
25 Marzo, 2019

Descripción del curso

El Experto Universitario en Nutrición Clínica está organizado por el Instituto Internacional de Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud y certificado por la Universidad Isabel I de España. Durante el mismo abordarás de forma integrada las diferentes áreas que comprenden la nutrición humana y su aplicación al ámbito de la salud. El currículum te proporcionará visión avanzada y científica de ésta área de conocimiento tan importante en nuestros días, posibilitando la ampliación de tus competencias en el ámbito de la nutrición aplicada a la prevención y a diferentes patologías.

La cursada virtual de 4 meses y la elaboración de un trabajo final te permitirá acceder al diploma de Experto Universitario en Nutrición Clínica.

Esta formación forma parte del Máster Internacional en Nutrición Deportiva y Clínica. Por lo que, el alumno tiene la opción de realizar este curso de forma independiente al mismo o, si lo desea, puede ampliar su formación y las titulaciones obtenidas cursando el Experto Universitario en Nutrición Deportiva y realizando el Trabajo Fin de Máster. Si tiene cualquier duda al respecto, puede escribirnos a nutricion@iicefs.org. Estaremos encantados de resolver sus dudas.



Suscríbete a nuestras newsletters
Novedades, artículos científicos y formaciones para el profesional de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud
Gracias por seguirnos. Debes revisar tu correo electrónico para confirmar la suscripción.
Respetamos tu privacidad. Tu información personal está a salvo y nunca la compartimos con terceros.
No te pierdas nada. ¡Suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin