Ficha Debates

Síntomas Depresivos, Dinapenia, Sarcopenia

15 Abril, 2018

Autor: Lucía Guerrero Romero

La depresión es una condición común entre los ancianos, particularmente entre las personas jóvenes y mayores (Lohman et al., 2016; Vaughan et al., 2015). Afecta hasta a más de diez personas mayores que viven en la comunidad, y es incluso más común en otros entornos (por ejemplo, hospitales y hogares de ancianos) (Lohman et al., 2016; Vaughan et al., 2015). La depresión es un factor de riesgo significativo e independiente para varias enfermedades y resultados negativos de salud, que incluyen discapacidad, calidad de vida reducida, mayor mortalidad y mayor riesgo de enfermedad cardiovascular (Lohman et al., 2016; Vaughan et al., 2015). Se han identificado numerosos factores de riesgo para la depresión en la vejez y, entre ellos, la baja condición física ha atraído recientemente la atención.

La sarcopenia es otra afección común en los adultos mayores, y su tasa de prevalencia varía entre 10% -33%, de acuerdo con los entornos y la población objetivo, y generalmente aumenta con el envejecimiento (Cruz-Jentoft et al., 2010). La presencia de bajos niveles de fuerza muscular (dinapenia) acompañada de pérdidas de masa muscular (sarcopenia) (Cruz-Jentoft et al., 2010), y similar a la depresión, se asocian con la inactividad física, la discapacidad, las enfermedades metabólicas y cardiovasculares y, en última instancia, la mortalidad (Cruz-Jentoft et al., 2010; Booth et al., 2012; Cederholm et al., 2013; Cruz-Jentoft & Michel, 2013; Gielen et al., 2012; Landi et al., 2013; Landi et al., 2012; Lang et al., 2010).

Dado que la depresión y la dinapenia tienen consecuencias y factores de riesgo similares (como la inflamación (Bano et al., 2017; Miller y Raison, 2016)), algunos autores informan evidencia epidemiológica de una asociación entre la sarcopenia y la depresión. Además, varios estudios informaron que la disminución de la masa muscular se reduce en personas con depresión y viceversa (Kahl et al., 2017; Walther, 2015; Walther et al., 2017; Yu et al., 2014). En un estudio transversal en el que participaron hombres y mujeres coreanos de 60 años o más, los sujetos con depresión autoinformada o los que tomaron antidepresivos tenían una masa muscular esquelética apendicular significativamente menor que los que no estaban afectados por la depresión o que no consumían antidepresivos. Sin embargo, después de ajustar por posibles factores de confusión, esta asociación se mantuvo significativa solo en hombres (Kim et al., 2011). En otro estudio, que involucró únicamente a pacientes hospitalizados, las personas sarcopénicas eran más propensas a padecer síntomas depresivos (Gariballa y Alessa, 2013). Estos hallazgos (es decir, las personas con sarcopenia sufrieron con mayor frecuencia síntomas depresivos y viceversa) fueron sustancialmente confirmados por otros estudios transversales en sujetos asiáticos (Ishii et al., 2016; Hsu et al., 2014), con la excepción de un estudio extenso de individuos coreanos mayores que no encontraron ninguna asociación significativa entre la sarcopenia y la depresión (Byeon et al., 2016). En una reciente revisión sistemática y metaanálisis de estudios transversales, se informó que la dinapenia se asoció significativamente con una mayor presencia de depresión y síntomas depresivos, incluso después de ajustar los posibles factores de confusión (Chang et al. 2017).

Nuestro conocimiento sobre la posible asociación entre la sarcopenia (definida a través de la composición corporal y los parámetros funcionales) y los síntomas depresivos (o viceversa) es limitado, como se menciona en algunos estudios transversales (Kim et al., 2011; Gariballa & Alessa, 2013; Ishii et al., 2016; Hsu et al., 2014). Muy pocos estudios longitudinales investigaron la posible asociación entre la dinapenia (evaluada por la baja fuerza de prensión manual) y los episodios de síntomas depresivos. Como se informó en una revisión sistemática publicada en 2016 sobre los resultados de la baja fuerza de agarre en los ancianos (Rijk et al., 2016), solo un estudio evaluó el impacto de niveles bajos de fuerza de prensión manual sobre los síntomas depresivos, informando hallazgos no significativos ( Taekema et al., 2010). En este estudio, no se ha encontrado ninguna asociación significativa entre la dinapenia al inicio y la aparición de síntomas depresivos durante el período de seguimiento.

Dado que la literatura sobre este tema es conflictiva, y la baja fuerza de prensión es común en personas mayores y potencialmente reversible, se necesitan otros estudios para investigar el posible vínculo entre la dinapenia al inicio y los síntomas depresivos posteriores.

Hasta donde tenemos conocimiento, el presente estudio es el primero en informar una posible asociación entre episodios de síntomas depresivos y baja fuerza muscular. Varios mecanismos podrían explicar estos hallazgos. En primer lugar, los síntomas depresivos están probablemente asociados con el aislamiento social y la soledad está asociada con el bajo rendimiento físico y la discapacidad, que están estrictamente relacionados con la dynapenia (Coyle y Dugan, 2012). En segundo lugar, la malnutrición que es común en las personas mayores deprimidas (Mokhber et al., 2011) es un factor de riesgo significativo para la baja fuerza muscular en la población anciana (Singh et al., 2014; Tramontano et al., 2016; Tramontano et al ., 2017). En tercer lugar, la DSM define la depresión de acuerdo con algunos criterios (American Psychiatric A, 2013) que pueden ser responsables de la dinapenia. Por lo tanto, la presencia de factores comunes puede explicar aún más la asociación encontrada en dicha investigación. Finalmente, algunas vías biológicas o fisiológicas comunes entre los síntomas depresivos y la fuerza muscular podrían explicar aún más estos hallazgos. Por ejemplo, los síntomas depresivos parecen predecir el inicio de la fragilidad (una consecuencia de la dinapenia y la sarcopenia), también independientemente de los posibles factores de confusión (Soysal et al., 2017). En este sentido, la depresión puede ejercer efectos perjudiciales sobre la masa muscular y la fuerza a través de vías moleculares específicas (particularmente niveles reducidos de andrógenos y aumento de glucocorticoides o parámetros inflamatorios (Kahl et al., 2017; Zunszain et al., 2013)) al aumento del tejido adiposo y eventualmente a la dinapenia y la sarcopenia. Por lo tanto, se necesita más investigación sobre este tema, principalmente estudios longitudinales para confirmar si la sarcopenia definida a través de la composición corporal así como los parámetros funcionales y los síntomas depresivos a través de criterios clínicos están asociados. Los síntomas depresivos son una condición común en la población anciana, y saber de antemano si es predictivo del inicio de la dinapenia (que se asocia con varios resultados negativos) es de suma importancia.




Capacitación relacionada

Curso
Curso de Especialización en Prescripción de Ejercicio Físico en Poblaciones con Requerimientos Específicos: Infanto-Juvenil, Embarazo y Adultos Mayores.
Edición número: 1
Curso de Especialización en Prescripción de Ejercicio Físico en Poblaciones con Requerimientos Específicos: Infanto-Juvenil, Embarazo y Adultos Mayores.

Fecha de inicio
8 Abril, 2018

Fecha de finalización
22 Abril, 2018

Fecha fin de inscripción
31 Diciembre, 2019

Descripción del curso

En este taller se abordarán contenidos específicos sobre la prescripción del ejercicio aportando una gran cantidad de recomendaciones sobre la “dosis” de entrenamiento más eficaz para la mejora de la salud, rendimiento y bienestar de estas poblaciones: embarazadas, niños-adolescentes, personas mayores. Estas recomendaciones, concretadas y resumidas en numerosas tablas y basadas en una profunda revisión de la literatura científica más actual, darán respuesta a los objetivos y necesidades de entrenamiento de estos grupos.

Determinar la mejor relación dosis-respuesta entre los estímulos de entrenamiento y los efectos del mismo es una de las contribuciones principales de este taller, incluso, dando un paso “más allá” en sus propuestas bien argumentadas.

En definitiva, este curso trata de constituir un buen resumen y actualización del conocimiento actual que resultará de gran ayuda a todos los técnicos/entrenadores responsables de velar por el asesoramiento y diseño de programas de entrenamiento para estas poblaciones.



Suscríbete a nuestras newsletters
Novedades, artículos científicos y formaciones para el profesional de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud
Gracias por seguirnos. Debes revisar tu correo electrónico para confirmar la suscripción.
Respetamos tu privacidad. Tu información personal está a salvo y nunca la compartimos con terceros.
No te pierdas nada. ¡Suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin