Ficha Debates

Tamaño, Composición muscular y Dolor Lumbar

31 Enero, 2018

Autor: Lucía Guerrero Romero

Varios estudios han investigado la relación entre la infiltración de grasa en la musculatura paraespinal y el área de sección transversal (CSA) con la patología y los síntomas del raquis, incluido el dolor lumbar (LBP) y la radiculopatía, y más recientemente con estenosis espinal. Algunos de estos estudios han sugerido que los sujetos con dolor lumbar aumentan la infiltración grasa y reducen el área de sección transversal en comparación con los individuos de control asintomáticos. Esta hipótesis fue confirmada en una revisión sistemática que muestra que los músculos paraespinales son más pequeños en sujetos con dolor lumbar crónico, lo que llevó a algunos autores a sugerir que el músculo paraespinal disminuyó el área de sección transversal, mientras que también la infiltración de grasa pueden ser marcadores de patología localizada. Nuevas evidencias cuestionan si la degeneración del disco intervertebral afecta a las características del músculo paraespinal, o si otros factores (como el envejecimiento, independientemente de la degeneración del disco) son más importantes.

A pesar de esta asociación propuesta de síntomas en el raquis lumbar con el área de sección transversal en la musculatura paraespinal e infiltración de grasa, solo unos pocos estudios han evaluado la relación entre las características del músculo paraespinal y los cambios degenerativos en la columna lumbar. Tres estudios basados en la tomografía computarizada revelaron que la infiltración de la grasa del músculo paraespinal se asoció con diferentes hallazgos degenerativos, incluida la degeneración de la articulación facetaria, la espondilolistesis y el estrechamiento del disco. Otro estudio de resonancia magnética (RM) mostró que la infiltración de grasa muscular paraespinal se asoció con una reducción de la altura del disco y cambios tipo Modic.

Además, existe evidencia de que el contenido graso de los músculos paravertebrales lumbares aumenta en los adultos mayores, pero el efecto de los cambios normales relacionados con el envejecimiento, como la sarcopenia y la infiltración de grasa en los músculos paraespinales, aún no se ha determinado. Además, aunque el envejecimiento y la degeneración espinal son procesos asociados, ningún estudio ha evaluado el efecto independiente que estos factores tienen sobre el tamaño de la musculatura paraespinal y la infiltración grasa usando la RM como herramienta de imagen, incluido el sistema de clasificación de la degeneración discal de Pfirrmann internacionalmente validado.

Algunos estudios que evalúan la musculatura paraespinal se han centrado en el tamaño del músculo paraespinal (CSA); otros estudios proponen que la infiltración grasa es una mejor indicación de la degeneración muscular, que se asociaría más consistentemente con la función física que el área de sección transversal. La debilidad muscular secundaria a denervación, desuso u otras causas puede manifestarse en disminución del tamaño muscular, aumento de la infiltración de grasa y / o tejido conectivo, o ambos.

En este estudio, la infiltración de grasa tuvo una correlación más fuerte con la edad y la degeneración discal que el área relativa de sección transversal; esto puede haber ocurrido porque la infiltración de grasa representa mejor la degeneración muscular ya que un músculo puede tener una infiltración de grasa significativa pero aún así mantener su área de sección transversal. Esto puede explicar los resultados que muestran que la degeneración discal se asoció débil pero positivamente con el área relativa de sección transversal del multifidus, en oposición a lo que podría esperarse. De hecho, algunos autores han destacado la importancia de la diferenciación entre el tamaño muscular y la composición muscular . Además, los sujetos normales pueden tener diferentes tamaños musculares sin anormalidad; por el contrario, el aumento de la infiltración de grasa muscular se debe considerar un signo de debilidad muscular.

Es necesario determinar si las características del músculo paraespinal se asocian independientemente con el aumento de la degeneración espinal o si la asociación es solo una consecuencia del envejecimiento. Estos resultados muestran que el genero, la edad y la degeneración discal se asocian de forma independiente con la fracción de señal de grasa del erector spinal y multífidos; sin embargo, incluso cuando tanto la edad como la degeneración discal se correlacionaron con la fracción de señal de grasa del erector spinal, multífidos y psoas, la correlación fue más fuerte con la edad que con la degeneración discal, según se evaluó mediante el sistema de clasificación Pfirrmann. De hecho, se ha demostrado que infiltración grasa aumenta con la edad, incluso en sujetos sanos. Esos resultados son consistentes con un estudio reciente basado en tomografía computerizada que demuestra que la densidad muscular paraespinal, como una manifestación de la infiltración de grasa, disminuye con la edad.

Por tanto, comprender la relación entre la infiltración de grasa muscular paraespinal y los síntomas de dolor lumbar ha sido limitada porque es difícil determinar qué porcentajes de infiltración de grasa se deben considerar normales y patológicos; Los porcentajes informados en individuos sanos (15% en hombres y 21% en mujeres) se superponen con los valores informados en el multífido en sujetos sintomáticos, que varían entre 20% y 45% en hombres y 51% en mujeres.






Capacitación relacionada

Curso
Curso de Ejercicio Físico, Columna Vertebral y Salud
Edición número: 2
Curso de Ejercicio Físico, Columna Vertebral y Salud

Fecha de inicio
6 Septiembre, 2018

Fecha de finalización
3 Enero, 2019

Fecha fin de inscripción
12 Agosto, 2018

Descripción del curso

Una vez más G-SE te propone compartir un espacio de formación virtual con sus referentes más prestigiosos. Juan Ramón Heredia y Lucía Guerrero te acompañarán en este curso que tiene como objetivo la adquisición de conocimientos y capacidades respecto a la salud de la columna vertebral, y que te permitirán desarrollar programas de entrenamiento en sujetos con patologías del raquis.

La columna vertebral posee unas características en base a un diseño evolutivo relacionado con la funcionalidad. Pero estas características no solo determinan la función sino que están en el origen de muchas de las patologías que pueden llegar a establecerse a nivel raquídeo. En este sentido conocer las características anatomo-mecánicas y cómo garantizar la salud e integridad del raquis en el contexto de las actividades de la vida diaria y especialmente, mediante los programas de ejercicio físico.



Suscríbete a nuestras newsletters
Novedades, artículos científicos y formaciones para el profesional de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud
Gracias por seguirnos. Debes revisar tu correo electrónico para confirmar la suscripción.
Respetamos tu privacidad. Tu información personal está a salvo y nunca la compartimos con terceros.
No te pierdas nada. ¡Suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin