Ficha blog



Entrenamiento “por grupos musculares”: análisis en torno a su uso-abuso

Entrenamiento “por grupos musculares”: análisis en torno a su uso-abuso

10 Agosto 2015

Juan Ramón Heredia

Guillermo Peña

Julián Aguilera

Marzo Edir Da Silva Grigoletto

Instituto Internacional Ciencias del Ejercicio Físico y Salud (IICEFS)


El entrenamiento por “grupos musculares”: el origen y posible justificación

Históricamente, especialmente en el ámbito de ciertas prácticas orientadas a objetivos relacionados con el aumento de la masa muscular (por ejemplo el culturismo), se ha planteado la realización prioritaria de “rutinas divididas” o “por grupos musculares”.

Aunque ya Joe Weider a mediados de los 40, en plena génesis del culturismo o bodybuilding, estableció el denominado "sistema o principios Weider” en el que podemos observar un intento por planificar, clasificar y ayudar al diseño de programas de entrenamiento, consideramos al igual que Tous (1999), que su única aportación real ha sido la rutina dividida o splits rutines (la mayoría de propuestas a modo de “principios” ya estaban establecidas por autores como Matveev en el ámbito del entrenamiento deportivo).

Así, dependiendo de distintos parámetros se diferenciaban “splits” de diferentes vías:

  • Splits de 2 vías: En el doble split se divide los grupos musculares en 2 rutinas: pares una e impares otra (con día de descanso el séptimo)
  • Splits de 3-4 vías: se diseñan 3-4 rutinas que incluyan grupos musculares diferentes, se incluye un día de descanso el 4-5 día y se vuelve a repetir la dinámica.
  • Una variante es el Blitz, trabajar en cada sesión sólo una parte del cuerpo/grupo muscular.

Ejemplo de 6 sesiones de rutina dividida (splits) a partir 5-6 día repite rutina (Grosser y Muller, 1989 en Tous, 2000)

En primer lugar, aunque quizás sea lo menos relevante, deberíamos dejar constancia de que el término “rutina” puede no ser utilizado de forma adecuada en este contexto, dado que difícilmente puede ajustarse a lo que realmente debería significar el convertir la realización de programa de ejercicio en un hábito (RAE, 2015).

Dividir el programa de entrenamiento utilizando una organización por grupos musculares, donde para cada sesión es estimulado 1, 2 o 3 grupos musculares, constituye una estrategia que requiere cierto análisis:

  • Por un lado, en su origen, esta estrategia era utilizada por sujetos que buscaban proporcionar cierto nivel de volumen e intensidad de entrenamiento, sin que la duración total de la sesión fuese excesiva, fruto además no solo de un objetivo determinado sino de una experiencia y progresión en el entrenamiento. Además en muchos de los casos en los que se han utilizado estas estrategias en sujetos muy expertos en ciertos ámbitos, se debe asumir la probabilidad de que existan variables no controladas, como el uso de sustancias dopantes y anabolizantes, asociadas a dichas estrategias de programación.
  • La capacidad de respuesta y adaptación neuromuscular es la que condicionará si el estímulo propuesto se ajusta al nivel del sujeto y su capacidad de rendimiento actual y por tanto tienen efectos positivos. Es decir, por más que uno utilice esta u otra estrategia la misma permitirá lograr (o no) las respuestas que estarán limitadas a dicha capacidad. Con ello es posible que sujetos con bajo nivel de experiencia de entrenamiento mejoren igual o incluso en menor medida optando por esta opción de manera precipitada.
  • Por ello, se podría entender que en sujetos entrenados y que tengan ciertos objetivos específicos, esta pueda ser una opción, pero que requerirá ciertas condiciones que deberán ser tenidas en cuenta.
  • Neuro-fisiológicamente es muy difícil de justificar una organización donde el continuo anatómico hace prácticamente imposible una “división” real entre núcleos articulares y grupos musculares para su distribución y organización (Carvalhais et al., 2013; Stecco et al., 2013, Stecco et al., 2009). De esta forma la selección de ejercicios atendiendo a esta teórica división “por grupo muscular” principalmente implicado en la acción articular agonista, pasa por alto la implicación de otros grupos musculares que accesoriamente también poseen participación y, por tanto, la cuantificación relativa del volumen para cada “grupo muscular” según esta distribución y organización no sería real, además de la posible repercusión sobre la seguridad y eficacia del programa de entrenamiento (Heredia et al., 2015)

Por último otra cuestión que debe ser considerada, respecto a pensar en los planteamientos derivados de las programas organizados “por grupos musculares, es el hecho bien conocido que la velocidad máxima es específica de cada ejercicio (González-Badillo y Sánchez-Medina, 2010) y que por tanto, similares % “teóricos” de 1RM aplicados a una acción para los miembros superiores, pero aplicados a los miembros inferiores, supongan estímulos claramente diferentes. Ello podría explicar algunas diferencias encontradas a nivel de respuesta entre hemisferios para un mismo estímulo teórico expresado en %1RM, dado que dicho valor no representaba una intensidad similar para cada ejercicio. De esta manera es probable que no todas los núcleos articulares y grupos musculares necesiten los mismos estímulos ni cuantitativa ni cualitativamente (Paulsen et al., 2003; Rønnestad et al., 2007)

Por otro lado, el beneficio que podrían suponer los ejercicios globales, aplicados a sujetos con buena capacidad de control y estabilización, así como experiencia de entrenamiento, se relacionan positivamente con las posibles dificultades para plantear distribuciones y organizaciones del volumen en base a grupos musculares en la sesión, especialmente en sujetos con limitaciones respecto a la disponibilidad temporal para operar con variables cuantitativas del entrenamiento (Heredia et al., 2011; Heredia et al., 2015).

La organización del entrenamiento de la fuerza en el S.XXI: una nueva realidad para el profesional del ejercicio físico

A la hora de organizar el entrenamiento de la fuerza se deben seleccionar una serie de ejercicios que concretarán la dosis de entrenamiento, dicha toma de decisiones deberían atender a un proceso algorítmico que permitan realizar una selección lo más eficaz, segura y funcional posible según el sujeto. A este respecto, dicha selección se realizará sobre una toma de decisiones que se ha realizado en la variable de volumen y que estará condicionada por la información obtenida en la fase de planificación (Heredia et al., 2011; Heredia et al., 2015)

Resumen proceso toma de decisiones respecto a variables de planificación y su relación con variables de periodización (Heredia et al., 2015)

Una realidad en torno a los programas de acondicionamiento físico y salud es la limitación que supone la “falta de tiempo” para realizar ejercicio físico de forma regular. Según Eurobarómetro 2013, en España, el 45% de los que no practican exponen esta justificación.

En muchos casos dichas limitaciones son un aspecto importante a considerar que condicionará la posibilidad de operar con algunas variables de entrenamiento:

-Frecuencia. Considerando el número de unidades de entrenamiento que se desarrollan en una estructura básica de programación (microciclo). Podemos encontrar sujetos que nos planteen posibilidad de manejar frecuencias fijas tan bajas como 2-3 días a la semana, clientes que nos presenten frecuencias fijas mayores e incluso que planteen frecuencias variables en función de la disponibilidad temporal de sus obligaciones socio-labores y familiares.

La toma de decisiones respecto a la frecuencia de entrenamiento es dependiente de la variable definida en la fase de planificación (Heredia et al., 2015) respecto a la disponibilidad temporal y debe terminar de ser concretada, respecto los niveles mínimos y a su potencial progresión, atendiendo a la edad, nivel de entrenamiento y la existencia o no de patologias asociadas (Ferrari et al., 2013; Heredia et al., 2011; Heredia et al., 2014)

-Volumen. Considerando la duración total de la unidad de entrenamiento y concretado mediante el número de ejercicios, número de series (y repeticiones), así como la distribución de los ejercicios. La duración de estas sesiones también podrán verse afectadas por las limitaciones relacionadas con la disponibilidad temporal del sujeto entrenado y por tanto podría ser necesario considerar la frecuencia mínima según evidencia (respecto a las variables de planificación) y dar la importancia debida al volumen como factor clave, en este contexto, a fin de conseguir determinados objetivos (Candow & Burke, 2007)

Cuadro 1. Definición y concreción variables (Programación) en función de la disponibilidad temporal (planificación entrenamiento)

La determinación de la frecuencia y su relación con el volumen nos lleva a la toma de decisiones en torno a lo que denominados “distribución organizativa del volumen”. Dicha distribución del volumen (en relación al número total de ejercicios, series y repeticiones) debe proporcionar estímulos a nivel neuromuscular en cada una de las unidades y sesiones de entrenamiento. De este modo dicho volumen es distribuido atendiendo a la frecuencia de entrenamiento definida previamente para permitir cubrir un umbral mínimo de estímulo por microciclo. Con este propósito se disponen de los siguientes tipos de distribuciones organizativas del volumen, en lo que a ejercicios se refiere, en función de las regiones corporales sobre las que distribuir los mismos (a partir de Kraemer & Ratamess, 2004 y Colado y Chulvi, 2008; Heredia et al., 2014; Heredia et al., 2015):

  1. Global: el volumen de la unidad de entrenamiento (UE) o sesión (SS) permite proporcionar estímulos que implican a todos o la mayoría de núcleos articulares y grupos musculares. Para ello se seleccionan ejercicios que permitan entrenar todos los grandes grupos musculares en la misma sesión mediante acciones motrices que impliquen al hemisferio superior e inferior mediante tareas básicas, combinadas o secuenciales (Heredia et al., 2014).
  2. Por Hemisferios: el volumen de la UE o de la SS permitirá en este caso proporcionar estímulos que impliquen únicamente a los núcleos articulares y grupos musculares principales del hemisferio superior o del hemisferio inferior en la misma sesión.
  3. Por grupos musculares: el volumen de la UE o SS permitirá únicamente estimular determinados núcleos articulares y por tanto grupos musculares principales “diana” en la misma sesión (normalmente no más de 2-3 por UE/SS).

Por un lado se desprende el hecho de que podría ser necesario, como principio básico predominante a nivel temporal, la utilización de frecuencias de estímulo neuromuscular de 2-3 unidades de entrenamiento por semana para cada región corporal o grupo muscular. Frecuencias de una única sesión de entrenamiento semanal podrían no constituir el umbral mínimo necesario para la mayoría de sujetos y objetivos, siendo el incremento de la frecuencia de entrenamiento la opción preferible para la progresión del entrenamiento de la fuerza con distintos objetivos siempre y cuando ésta fuera posible (Schoenfeld et al., 2015; Bird et al., 2005; Di Brezzo et al., 2002; Hoffman et al., 1990).

Más de 3 unidades de entrenamiento podrían ser necesarias para algunos objetivos relacionados con el aumento de la masa muscular y que podrían organizarse por hemisferios y no solo por grupos musculares (Bird et al., 2005). Aunque habría que considerar algunos resultados que darían soporte a una utilización de menores frecuencias (1-2 unidades de entrenamiento por región corporal o grupos musculares) para sujetos inexpertos, con disminuida capacidad de respuesta y durante fases reducidas de tiempo como estímulo que permitiera minimizar el deterioro neuromuscular y/o para determinados objetivos relacionados con la recuperación/readaptación de una lesión o patología, aunque en este caso otras variables del estímulo podrían ser determinantes (Graves et al., 1988; Difrancisco et al., 2007; Orsatti et al., 2014)

No obstante se debe considerar que la investigación al respecto de la frecuencia mínima y máxima con la que una región corporal o grupo muscular debería ser estimulado en un microciclo, como de casi todas la demás, posee algunas limitaciones aún para obtener conclusiones con un grado de evidencia A, especialmente debido a aspectos relacionados con la propia metodología de la investigación. De esta manera en algunos trabajos se han analizado las respuestas agudas y/o crónicas (con escasos estudios que abarquen mucho más de 21 semanas de entrenamiento) a diferentes estímulos de entrenamiento orientados a la mejora de la fuerza o del aumento de área de sección transversal. A este respecto el control de alguna de las variables, tanto en su definición como en su concreción, ya es de por sí una importante limitación en muchos de estos estudios, amén de la dificultad para comparar respuestas tan distintas o la variabilidad asociada a la propia región corporal o grupo muscular (Jones et al., 2006; Bird et al., 2005; Difrancisco et al., 2007; Rhea et al., 2003; Oto y Carpinelli, 2006; Carpinelli, 2009; Heredia et al., 2015).

Pese a todo ello, en la actualidad podría recomendarse mantener la premisa básica de proporcionar estímulos neuromusculares al menos 2-3 veces a la semana para cada región corporal, con un mínimo de recuperación inter-sesiones de 24 y no mayor a 72 horas. Podemos ver algunos ejemplos de organización atendiendo a la distribución de los ejercicios en los cuadros 3a, b, c y d (Heredia et al., 2015). De igual forma podría ser una opción, por periodos reducidos, el lograr mantener niveles mínimos de estímulo neuromuscular no inferiores a 1-2 veces por semana e intentar no acumular períodos, aún siendo cortos (<10 días) a lo largo de la vida de desuso muscular (Wall et al., 2013). Esta información básica nos proporciona las bases respecto a las que establecer las recomendaciones y criterios en relación a las opciones a nivel operativo en la toma de decisiones para el entrenamiento neuromuscular en programas de acondicionamiento físico y salud.

Por todo ello podríamos concluir que la tradicional tendencia respecto a diseñar programas de entrenamiento “por grupos musculares” únicamente pudiera poseer cierta justificación, y sin una gran evidencia científica, en el contexto de sujetos muy expertos con objetivos fundamentalmente estructurales y suficiente disponibilidad temporal para ello (mínimo 3-4 ss/microciclo). Se constata una tendencia excesiva hacia abusar de este tipo de organizaciones en sujetos con poca experiencia que podrían beneficiarse de otras estrategias, permitiendo además una mayor operatividad respecto a el resto de variables de entrenamiento, así como una mayor capacidad de progresión en relación a los estímulos propuestos. Además, se deberían considerar los condicionantes para operar con variables como la frecuencia y el volumen en función de la realidad socio-laboral y familiar actual, en la que la falta de tiempo constituye un factor limitante en relación a poder garantizar un mínimo de estímulos neuromusculares en relación a dichas variables para todos los núcleos articulares y grupos musculares. Para profundizar al respecto de los algoritmos relacionados con la selección de ejercicios en base a esta distribución-organización puede consultar el artículo de Heredia et al (2014).

Referencias bibliográficas

- Bird, SP; Tarpenning, KM, Marino, FE (2005) Designing resistance training programmes to enhance muscular fitness: a review of the acute programme variables. Sports Med. 35(10):841-51.

- Candow DG1, Burke DG. (2007) Effect of short-term equal-volume resistance training with different workout frequency on muscle mass and strength in untrained men and women. J Strength Cond Res ;21(1):204-7.

- Carpinelli R. (2009) Challenging the American College of Sports Medicine 2009 Position Stand on Resistance Training. Medicina Sportiva.13(2):1734–2260.

- Carvalhais, VOC; Ocarino, JM; Araujo, VL; Rezende, T; Pereira, PL; Fonseca, T (2013) Myofascial force transmission between the latissimus dorsi and gluteus maximus muscles: An in vivo experiment. Journal of Biomechanics. 46,1003–1007

- Di Brezzp. RD: Fort, IL; Hoyt, GL (2002). Frecuency of traonong on strength development in women 40- 65 years of age. Women in sport and physical activity journal, 11(1), 49-62.

- DiFrancisco-Donoghue J1, Werner W, Douris PC. (2007) Comparison of once-weekly and twice-weekly strength training in older adults. Br J Sports Med, 41(1):19-22.

- Ferrari, R; Martins, LF; Cadore, E; Lima, C; Izquierdo, M; Coneicao, M; Silveria, R; Radaelli, R; Wilhelm, E; Bottaro, M; Pinto, J; Umpierre, D (2013) Efficiency of twice weekly concurrent training in trained elderly men Experimental Gerontology, 48:1236–1242

- González-Badillo, JJ., y Sánchez-Medina, L. (2010) Movement Velocity as a Measure of Loading Intensity in Resistance Training. Int. J. Sports Med. 31: 347-352

- Graves JE, Pollock ML, Foster D, (1990). Effect of training frequency and specificity on isometric lumbar extension strength. Spine (Phila Pa 1976); 15(6):504–9. PubMed #2144914.

- Graves JE, Pollock ML, Leggett SH, (1988). Effect of reduced training frequency on muscular strength. Int J Sports Med.;9(5):316–9.

- Graves JE, Pollock ML, Leggett SH, Braith RW, Carpenter DM, Bishop LE. (1988) Effect of reduced training frequency on muscular strength. Int J Sports Med; 9(5):316-9.

- Heredia, JR; Peña, F; Isidro, F; Martín, C; López, I; Reguillo, C; Da Silva Grigoletto, ME (2014) Propuesta de definición y control del volumen de entrenamiento de fuerza (neuromuscular) en programas de fitness. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 18, Nº 188-

- Heredia, JR; Peña, G; Mata, F; Isidro, F; Martín, C; López, I; Reguillo, C; Da Silva Grigoletto, ME (2014). Nuevo Paradigma para la Selección de los Ejercicios de Fuerza en Programas de Acondicionamiento Físico para la Salud. PubliCE Standard. http://g-se.com/es/entrenamiento-de-la-fuerza-y-potencia/articulos/nuevo-paradigma-para-la-seleccion-de-los-ejercicios-de-fuerza-en-programas-de-acondicionamiento-fisico-para-la-salud-1676

- Heredia, JR; Peña, G.; Isidro, F; Da Silva Grigoletto, ME (2015) Bases teórico-prácticas del entrenamiento para la salud. Edt. IICEFS (in press)

- Heredia, JR; Isidro, F; Chulvi, I; Mata, F (2011) Guía fitness muscular. Edt. Wanceulen.

- Hoffman, J.R., Kraemer, W.J., Fry, A.C., Deschenes, M., & Kemp, M. (1990). The effect of self-selection for frequency of training in a winter conditioning program for football.

- Jones EJ, Bishop PA, Richardson MT, Smith JF (2006). Stability of a practical measure of recovery from resistance training. J Strength Cond Res; 20:756-759.

- Kraemer, WJ; Ratamess, NA (2004) Fundamental of resistance progression and exercise prescription. Med Sci Sports exerc; 36 (4): 674-688

- Lera Orsatti F, Nahas EA, Maestá N, Nahas Neto J, Lera Orsatti C, Vannucchi Portari G, Burini RC. (2014) Effects of resistance training frequency on body composition and metabolics and inflammatory markers in overweight postmenopausal women. J Sports Med Phys Fitness. 54(3):317-25.

- Otto RM, Carpinelli RN (20016). A critical analysis of the single versusu multiple set debate. JEPonline; 9(1):32-57

- Paulsen G; Myklestad, D; Raastad, T (2003) The influence of volumen of exercise on early adaptations to strength training. J Strength Cond Res; 17 (1): 115.120

- Rhea, M.R., B.A. Alvar, L.N. Burkett and S.D. Ball (2003) A meta-analysis to determine the dose response for strength development. Med. Sci. Sport Exerc. 35: 456-464.

- Rønnestad BR, Egeland W, Kvamme NH, Refsnes PE, Kadi F, Raastad T. (2007) Dissimilar effects of one- and three-set strength training on strength and muscle mass gains in upper and lower body in untrained subjects. J Strength Cond Res; 21(1):157-63.

- Schoenfeld BJ, Ratamess NA, Peterson MD, Contreras B, Tiryaki-Sonmez G. (2015) Influence of Resistance Training Frequency on Muscular Adaptations in Well-Trained Men. J Strength Cond Res.;29(7):1821-9. doi: 10.1519/JSC.0000000000000970.

- Stecco, A; Macchi, V; Stecco, C; Porzionato, A; Dayd, JA; Delamse, V; De Carob, R (2009) Anatomical study of myofascial continuity in the anterior region of the upper limb. Journal of Bodywork and Movement Therapies, 13, 53–62

- Stecco, A; Wolfgang, G; Robert, H; Fullerton, B; Stecco (2013) The anatomical and functional relation between gluteus maximus and fascia lata. Journal of Bodywork & Movement Therapies. 17, 512e517

- Wall, BT; Dirks, ML; Van Loon, LJC (2013) Skeletal muscle atrophy during short-term disuse: Implications for age-related sarcopenia. Ageing Research Reviews 12. pp 898–906


Autor: Prof. Juan Ramón Heredia Elvar



Capacitación relacionada

<h3>Matriculación</h3><p>La matriculación consta de la inscripción y del pago correspondiente. Para inscribirse, se debe ingresar al formulario por medio del botón “Iniciar Inscripción” que se encuentra en la página de información de cada curso o posgrado.</p><p>Al completar el formulario de inscripción, el alumno elige la forma de pago conveniente. Podrá pagar el curso o posgrado completo o por módulo (mes a mes).</p><p>Si es una forma de pago en línea (tarjeta de crédito/débito o PayPal) el alumno paga en Internet y automáticamente queda matriculado.</p><p>Si es una forma de pago indirecta (depósito o transferencia a cuenta bancaria, giro postal, etc.) recibirá las instrucciones para realizar el pago e informarlo. Una vez que podamos corroborar la información que nos remita, quedará matriculado.</p><p>Al quedar matriculado, recibirá un mensaje de correo electrónico de bienvenida en donde se le indicará cómo y cuándo ingresar a su curso o posgrado a distancia y qué debe tener en cuenta.</p><p><br></p><h3>Ayuda y Soporte</h3><p>Al ingresar al campus virtual del curso o posgrado, en cada pantalla encontrará el botón de “Mesa de Ayuda” en la parte más inferior del menú de la columna izquierda.</p><p>En la mesa de ayuda podrá crear una nueva consulta y revisar las anteriores. Puede consultar a la coordinación académica de su capacitación, al soporte técnico y a la administración, pero aquí no se reciben consultas académicas de los contenidos o evaluaciones de las asignaturas, para este tipo de consultas se utilizan los foros. (Ver más adelante)</p><p>Cada vez que alguien le responda, le llegará un aviso vía correo electrónico.</p><p><br></p><h3>Desarrollo</h3><p>Los cursos o posgrados a distancia cuentan con:</p><p>1. Materiales de Estudio,</p><p>2. Tutorías y</p><p>3. Evaluaciones</p><p>1. Materiales de Estudio</p><p>Los materiales de estudio, organizados por asignaturas, le ofrecen la información necesaria para poder realizar las evaluaciones y obtener sus certificaciones.</p><p>Material Obligatorio: es el material de estudio escrito en formato PDF que ha sido diseñado exclusivamente para una capacitación a distancia. Los contenidos del material obligatorio forman parte de la currícula de la capacitación y son requeridos en las diferentes evaluaciones.</p><p>Material Complementario: son archivos (PDF, Word, Audio, Vídeo, PPT) que los docentes de las diferentes capacitaciones comparten con los alumnos. Pueden estar en diferentes idiomas y sus contenidos no son requeridos en las diferentes evaluaciones de la capacitación.</p><p>Conferencias Virtuales Grabadas: todas las conferencias virtuales grabadas de cada asignatura se pueden convertir en material de estudio de la misma asignatura para que puedan ser reproducidas tantas veces se desee por al menos 1 año. No se garantiza la descarga de conferencias virtuales.</p><p>Sesiones de Consulta en Vivo Grabadas: si los docentes o coordinadores lo estiman oportuno, pueden convertir las grabaciones de las sesiones de consulta en vivo en material de estudio complementario para una asignatura de su curso o posgrado para que puedan ser reproducidas tantas veces se desee por al menos 1 año. No se garantiza la descarga de sesiones de consulta en vivo.</p><p>2. Tutorías</p><p>Los docentes de un curso o posgrado integran un equipo académico con claras funciones en el acompañamiento, seguimiento y evaluación de su proceso de aprendizaje.</p><p>La interacción y comunicación docente-estudiante a distancia requiere del uso de tecnologías y de la participación activa de las diferentes propuestas que se presenten. Se han previsto diferentes formatos para la comunicación e interacción manera que usted pueda ser parte de una auténtica comunidad educativa.</p><p>2.1. Foros (tutoría asincrónica)</p><p>Constituyen espacios para la comunicación e interacción docente-alumno-alumno y se implementan con diferentes objetivos educativos, con pautas para la participación y con fechas de apertura y de cierre. (iguales al módulo que los contiene)</p><p>Usted puede encontrar:</p><ul><li>FORO DE PRESENTACIÓN, en el cual puede conocer a su/s docentes, a sus compañeros y también compartir con ellos sus intereses, gustos y expectativas personales.</li><li>FORO DE CONSULTAS: aquí plantea sus dudas y sugerencias recibiendo respuesta y retroalimentación tanto de su tutor como también de sus compañeros, siempre en búsqueda de aprendizajes colaborativos.</li><li>FORO DE ACTIVIDADES: el tutor plantea distintas actividades individuales para acompañar y facilitar su proceso de aprendizaje.</li></ul><p>2.2. Auditorio Virtual (tutoría sincrónica)</p><p>En el auditorio virtual se desarrollan:</p><p>2.2.1. Conferencias Virtuales</p><p>2.2.2. Sesiones de Consulta en Vivo</p><p>2.2.1. Conferencias Virtuales</p><p>En las conferencias virtuales on line, el docente desarrolla temáticas específicas con el apoyo de recursos multimediales, diapositivas, fotos, vídeos, señalador, etc. en fechas y horarios a determinar en el calendario.</p><p>Los alumnos participan on line, ven y escuchan al mismo tiempo, accediendo a imagen y audio. La exposición del docente se complementa con un tiempo de interacción, preguntas y respuestas orales o escritas.</p><p>2.2.2. Sesiones de Consulta en Vivo</p><p>La tutoría también ofrece en cada asignatura, con fecha y horario predeterminado, un espacio virtual en donde alumnos y docentes se encuentran para comunicarse fluidamente, hablando o escribiendo con la finalidad de esclarecer dudas, responder a interrogantes, intercambiar aportes, etc.</p><p>El docente en esta sesión responde consultas puntuales, comparte materiales, por ejemplo un vídeo, un archivo escrito, su escritorio, un archivo de audio, etc., y así se generan oportunidades de trabajo colaborativo.</p><p>3. Evaluaciones</p><p>El curso o posgrado cuenta con tres tipos de evaluaciones:</p><p>3.1. Actividades de autoevaluación</p><p>3.2. Exámenes parciales</p><p>3.3. Examen final</p><p>3.1. Actividades de autoevaluación</p><p>Son utilizadas en el cierre de cada asignatura, a los fines de identificar sus propias fortalezas y debilidades en el aprendizaje, y como parte de preparación para los exámenes parciales. Son exámenes de tipo “opción múltiple” que al finalizarlas el sistema le muestra la corrección y una justificación por cada consulta.</p><p>Las actividades de autoevaluación se pueden realizar todas las veces que desee, no tienen tiempo máximo de realización, y su calificación no impacta en su promedio final del curso o el posgrado.</p><p>3.2. Exámenes parciales</p><p>Son exámenes en línea del tipo “opción múltiple” que tienen un tiempo máximo para ser realizados, y solo se puede ingresar a ellos una sola vez.</p><p>Los exámenes parciales impactan en el promedio final del curso o posgrado.</p><p>3.3. Examen final</p><p>Como cierre del curso o posgrado se solicita la resolución de un examen final, que integra los conocimientos desarrollados en el presente curso o posgrado y su experiencia práctica personal o en el campo profesional. La metodología es igual a los exámenes parciales, pero la calificación impacta mucho más en el promedio final del curso o posgrado.</p><p><em>Cálculo del promedio final</em></p><table><colgroup><col><col><col><col><col></colgroup><tbody><tr><td><p style="text-align: center;">Promedio de calificaciones de todos los exámenes parciales</p></td><td style="text-align: center;"><p style="text-align: center;">+</p></td><td style="text-align: center;"><p style="text-align: center;">Calificación del examen final</p></td><td style="text-align: center;"><p style="text-align: center;">/</p></td><td style="text-align: center;"><p style="text-align: center;">2</p></td></tr><tr><td colspan="5" style="text-align: center;"><p style="text-align: center;">=</p></td></tr><tr><td colspan="5" style="text-align: center;"><p style="text-align: center;">Promedio final</p></td></tr></tbody></table><h3><br></h3><h3>Orientaciones Generales</h3><p>Para un estudio eficaz a distancia tenga en cuenta nuestras sugerencias en los siguientes aspectos.</p><p>Sugerencias metodológicas:</p><ul><li>Lea atentamente toda la información brindada en el campus virtual.</li><li>Analice el contenido de los materiales sin saltear partes o secciones, objetivos, programa/contenidos, material de estudio obligatorio y complementario.</li><li>Realice una lectura comprensiva del desarrollo de los contenidos.</li><li>Participe en los foros propuestos, conferencias, sesiones de consultas en vivo y otras convocadas por los docentes asumiendo un auténtico compromiso, siempre con comportamientos académicos adecuados, respeto y responsabilidad.</li><li>Tenga especialmente en cuenta el calendario, respetando fecha de presentación, resolución y aprobación de evaluaciones a los fines de acreditar el cursado.</li></ul><p>Sugerencias tecnológicas:</p><ul><li>Aunque no es indispensable, recomendamos que configure un micrófono en su ordenador para que pueda consultar hablando (en vez de escribiendo) en el auditorio virtual.</li><li>Para mayor interactividad con sus docentes y compañeros, configure una cámara web. (no es indispensable)</li><li>Actualice los siguientes programas:<ul><li>Adobe Reader, (<a href="http://get.adobe.com/es/reader/">http://get.adobe.com/es/reader/</a>)</li><li>Adobe Flash Player (<a href="http://get.adobe.com/es/flashplayer/">http://get.adobe.com/es/flashplayer/</a>),</li><li>Google Chrome, (<a href="http://www.google.com/chrome">http://www.google.com/chrome</a>) y</li><li>cualquier otro programa que su ordenador utilice.</li></ul></li><li>No tenga miedo de cometer un error en el campus virtual. Interactúe con el sistema sin ninguna restricción. Tenga en cuenta que hay un equipo de programadores detrás de usted para brindarle asistencia por cualquier necesidad.</li><li>La manera más rápida de contactarse con el soporte técnico es a través de la mesa de ayuda que está ADENTRO del campus virtual.</li></ul><h3><br></h3><h3>Certificaciones</h3><p>En este curso o posgrado existen dos tipos de certificaciones:</p><p>Certificaciones en Papel</p><ul><li>Son impresas por la coordinación de su curso o posgrado.</li><li>Son firmadas de puño y letra.</li><li>Son enviadas a su domicilio.</li><li>Tienen una fecha máxima para acreditar todo el curso.</li></ul><p>Certificaciones Digitales</p><ul><li>Son generadas en formato PDF.</li><li>Se descargan del campus virtual.</li><li>Están firmadas digitalmente.</li></ul><p>A su vez, algunas certificaciones (ya sean digitales o en papel) requieren que todas las instancias evaluativas estén aprobadas por el alumno.</p><p>En la sección de “Certificaciones” del campus virtual se informa correctamente acerca de cada certificación.</p>
Experto Universitario en Prevención y Readaptación Físico-Deportiva
Edición número: 3
Experto Universitario en Prevención y Readaptación Físico-Deportiva

Fecha de inicio
22 Abril, 2018

Fecha de finalización
30 Agosto, 2018

Fecha fin de inscripción
23 Mayo, 2018

Descripción del curso

La práctica deportiva creciente y la alta especialización de la mano de la tecnología más actual en el ámbito de las ciencias del ejercicio, han permitido una continua mejora del rendimiento deportivo en cualquier modalidad. Hoy día, la necesidad de profesionales especializados que den servicio a esta creciente realidad sigue en aumento.

Pero dicha práctica físico-deportiva suele llevar implícita una serie de riesgos lesivos, atendiendo a la naturaleza intrínseca de las distintas modalidades deportivas. Por esta razón, es necesario conocer, identificar y evaluar los factores predisponentes y la tipología lesional más habitual para poder establecer y diseñar intervenciones seguras y eficaces, tanto para la prevención de lesiones como para su mejor tratamiento.

Los profesionales del ejercicio físico y la salud desempeñan una labor fundamental en este campo, así que el fin último del presente Experto universitario es dotar a nuestro alumnado de las competencias y recursos que garanticen un crecimiento y especialización profesional.

Siguiendo la filosofía de nuestra institución, y en colaboración con la Universidad Isabel I de España, entendemos que la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje es directamente proporcional a la excelencia de sus docentes. En este sentido, nos complace reunir un elenco de especialistas de reconocido prestigio internacional y exquisito rigor científico, el cual está contrastado con una inagotable fuente de aportaciones a la literatura científica.




Suscríbete a nuestras newsletters
Novedades, artículos científicos y formaciones para el profesional de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud
Gracias por seguirnos. Debes revisar tu correo electrónico para confirmar la suscripción.
Respetamos tu privacidad. Tu información personal está a salvo y nunca la compartimos con terceros.
No te pierdas nada. ¡Suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin