| Contacto

ENTRENAMIENTO ISOMÉTRICO DE LA FUERZA COMO TERAPIA ANTIHIPERTENSIVA


Post
Libro IICEFS (Entrenamiento de la Fuerza, 2019)

Tradicionalmente, el entrenamiento isométrico (estático) de la fuerza como medida no farmacológica para el control y tratamiento de la hipertensión había sido descartada, pues se consideraba que este tipo de práctica debía estar contraindicado en personas con hipertensión arterial debido a la sobrecarga excesiva a la que sometía al corazón. Sin embargo, actualmente existe un emergente cuerpo de conocimeinto científico que apoya la eficacia del entrenamiento isométrico de baja intensidad (30-35% de la máxima contracción isométrica voluntaria) para reducir la presión arterial (PA) de reposo en sujetos hipertensos (1-5).

Una serie de revisiones sistemáticas y metaanálisis recientes (1-5) han constatado que este tipo de entrenamiento podría ser útil como tratamiento no farmacológico para la prevención y el control de la hipertensión en personas medicadas y no medicadas. El conjunto de los estudios ha confirmado que el entrenamiento isométrico de la fuerza puede reducir la presión PA media y la PAS de reposo en una magnitud similar o superior al del entrenamiento de resistencia o entrenamiento dinámico de fuerza (~5-7 mmHg) (4,5), aunque algún metaanálisis no coincida en afirmar lo mismo para la PAD (1-2 mmHg) (5). Estos efectos positivos sobre la PA, junto con la ausencia de efectos secundarios documentados, el equipo relativamente económico y portátil necesario para entrenar (por ejemplo, un hand-grip), la corta duración de las sesiones de entrenamiento (8 a 12 min aproximadamente) y el bajo nivel de estrés cardiovascular provocado, convierten al entrenamiento isométrico de la fuerza en un tratamiento no farmacológico apropiado (5). Debido a que el grupo muscular, extremidad corporal o tipo de ejercicio con el que entrenar isométricamente parece no ser determinante, se podrían realizar ejercicios tanto unilaterales o bilaterales como mono-articulares (por ejemplo, extensión de rodilla sentado en máquina) o multi-articulares (media sentadilla apoyado en pared). No obstante, el entrenamiento isométrico de la fuerza debería considerarse como un complemento, no una alternativa, debido a los beneficios adicionales que el entrenamiento aeróbico y el entrenamiento dinámico de la fuerza tienen sobre otros factores de riesgo cardiovascular (resistencia insulínica, perfil lipídico, composición corporal, etc.) además de sobre la función cardiovascular y músculo-esquelética (5).

Si bien esta metodología está aún siendo investigada, y desconocemos unas directrices concretas de entrenamiento para este propósito, debemos reconocer su utilidad como terapia antihipertensiva complementaria al entrenamiento de la resistencia y dinámico de la fuerza. También es posible que en determinadas circunstancias en las que una persona hipertensa no pudiera realizar ejercicios dinámicos por convalecencia, falta de movilidad o de recursos, etc. el entrenamiento isométrico podría considerarse una buena alternativa de tratamiento y control no farmacológico de la hipertensión. Algunas de las guías (6) y estudios desarrollados con resultados positivos ya han propuesto utilizar dosis de ejercicio isométrico del siguiente tipo: 4 x 2 min (ejercicios unilaterales o bilaterales de piernas, ejercicios uniarticulares y/o multiarticulares), 1-2 minutos de recuperación entre series y ejercicios, 30–40% máxima contracción voluntaria, y 3 sesiones a la semana.

Referencias bibliográficas

  1. Owen A, Wiles J, Swaine I. Effect of isometric exercise on resting blood pressure: a meta analysis. J Hum Hypertens 2010; 24:796–800.
  2. Carlson DJ, Dieberg G, Hess NC, Millar PJ, Smart NA. Isometric exercise training for blood pressure management: a systematic review and meta-analysis. Mayo Clin Proc: Elsevier 2014;327–34.
  3. Inder JD, Carlson DJ, Dieberg G, McFarlane JR, Hess NC, Smart NA. Isometric exercise training for blood pressure management: a systematic review and meta-analysis to optimize benefit. Hypertens Res. 2016;39:88.
  4. Smart NA, Gow J, Bleile B, Van der Touw T, Pearson MJ. An evidence-based analysis of managing hypertension with isometric resistance exercise-are the guidelines current? Hypertens Res. 2019.
  5. López-Valenciano A, Ruiz-Pérez I, Ayala F, Sánchez-Meca J, Vera-Garcia FJ. Updated systematic review and meta-analysis on the role of isometric resistance training for resting blood pressure management in adults. J Hypertens. 2019;37(7):1320-133.
  6. Whelton PK, Carey RM, Aronow WS, Casey DE Jr, Collins KJ, Dennison Himmelfarb C, et al. 2017 ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ ASH/ASPC/NMA/PCNA Guideline for the Prevention, Detection, Eval- uation, and Management of High Blood Pressure in Adults: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol. 2018;71:e127 – e248.